Señal en vivo

0:00
/

La Universidad Federal de São Paulo confirmó la muerte de un voluntario brasileño que participaba en las pruebas de la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca. A pesar del fallecimiento del voluntario, los ensayos continuarán.

Sin embargo, el voluntario habría recibido una dosis de placebo y no de la fórmula de la vacuna. Ni el laboratorio ni las universidades han querido entregar información detallada sobre el deceso, sólo que la víctima tuvo complicaciones por coronavirus. El voluntario era un médico de 28 años que trabajaba en el Hospital de Río de Janeiro.

En Brasil, son 8 mil voluntarios que ya han sido vacunados con la fórmula de Oxford. Y el gobierno de este país ya tiene planes de comprar la vacuna del Reino Unido.

La compañía estadounidense Johnson & Johnson anunció que detuvo los ensayos de su vacuna contra el coronavirus debido a una "enfermedad inexplicable" en un participante del estudio clínico. Sin embargo, la farmacéutica se negó a entregar detalles del estado de salud del paciente para mantener su privacidad.

Lo mismo ocurrió con un voluntario de la vacuna de Oxford, quien tuvo reacciones adversas a la dosis. Sin embargo, expertos aseguran que en todas las vacunas aprobadas para el suministro en masa, siempre hubo casos de pacientes con reacciones adversas.

Y con relación a las personas recuperadas del coronavirus, Estados Unidos confirmó que una de ellas volvió a contraer la enfermedad en un mes y medio de intervalo, siendo la segunda infección más grave que la primera. Se trata del quinto caso registrado en el mundo.

Un proyecto de