Señal en vivo

0:00
/

Rusia iniciará en julio las pruebas clínicas de una nueva vacuna contra el coronavirsus. La diferencia es que esta fórmula sería capaz de generar inmunidad a nivel celular con una protección de más de 13 años.

La Agencia Federal Médico-Biológica de Rusia (FMBA) explicó que se trata de un fármaco de nueva generación que se desarrolla sobre una nueva plataforma tecnológica. ¿Cómo funciona? “Se diferencia por actuar no sobre la capa externa de virus y bacterias, sino que sobre otros componentes proteicos del virus, por lo cual no se desarrolla una inmunidad humoral, con la activación de los anticuerpos, sino que una inmunidad celular, cuya ventaja es su larga duración".

Rusia ya cuenta con tres vacunas registradas, la Sputnik V, la EpiVacCorona y la CoviVac. Si bien Rusia ocupa el cuarto lugar a nivel mundial por cantidad de contagios, superada por Estados Unidos, la India y Brasil, su situación epidémica en el país se mantiene estable y con una ligera tendencia a la baja.

Este martes se cumplen 15 días de vacunación masiva contra el coronavirus en Chile, con casi 3 millones de inoculados. Y esta jornada es el turno de personas mayores de 65 años que quedaron rezagados, trabajadores de educación preescolar y escolar entre 50 y 54 años, y personas con enfermedades crónicas sobre los 65 años de edad.

El ministro de Salud, Enrique Paris, adelantó que para marzo llegarán nuevas vacunas y que están en conversaciones con otros laboratorios.

El ministro aseguró que los efectos de la vacunación no se van a observar en Chile antes del 15 de abril, y cuando tengamos una gran cantidad de la población vacunada con la segunda dosis no se va a observar sino hasta fines de junio, por lo tanto, hay que mantener el uso de mascarilla, lavado de manos, distanciamiento físico, evitar las aglomeraciones.

Avanzan las negociaciones entre el Gobierno y Rusia para concretar la compra de las vacunas Sputnik V para combatir el coronavirus. Al menos 8 millones de dosis podría llegar durante el segundo trimestre de este año, según informó el embajador de Rusia en Chile, Sergei Koshkin.

Lo primero es obtener la aprobación por parte del Instituto de Salud Pública de Chile, tal como se procedió con Pfizer y Sinovac. ¿Qué se sabe sobre la vacuna rusa? Fue a mediados de 2020 cuando Rusia anunció que ya estaba lista su fórmula contra el virus, lo que generó escepticismo en todo el mundo, por la rapidez de su desarrollo.

En noviembre del año pasado, el Presidente Ruso, Vladimir Putin, anunció que su vacuna había alcanzado el 92% de efectividad, lo que también generó desconfianza. Sin embargo, todo cambió en enero de este año, cuando la prestigiosa revista médica The Lancet confirmó la efectividad de la dosis. Ahora, son muchos los países que quieren comprar esta fórmula.

La vacuna rusa contra el coronavirus, Sputnik V, podría sumarse a los cinco convenios firmados por el Gobierno para ser parte del plan de vacunación nacional, y que asegura más de 30 millones de dosis.

En un comienzo, la fórmula rusa generó dudas respecto a su eficacia, ya que fue una de las primeras en anunciar que había logrado neutralizar el virus, esto en 2020. Sin embargo, varias revistas médicas internacionales han publicado la evidencia que comprueba que no solo es segura, sino que altamente efectiva.

De hecho, es una de las tres fórmulas que supera el 90% de efectividad, noticia que vendría a acelerar el proceso de vacunación masiva en todo el mundo ante los retrasos en los envíos de Pfizer y AstraZeneca.

El Gobierno está en conversaciones con el Centro Gamaleya de Epidemiología y Microbiología para que este último pida al ISP que la vacuna sea utilizada de emergencia en Chile, una vez que la fórmula reciba el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Cuatro millones de dosis de la vacuna del laboratorio chino Sinovac serán inoculadas en todo Chile. Y el ministro de Salud, Enrique Paris, anunció este miércoles que llegarán tres embarques más de 3 millones de dosis por cada embarque, es decir, 9 millones de dosis nuevas.

En total, Chile ha asegurado 35 millones de vacunas mediante diferentes convenios. Otras fórmulas que llegarán a Chile son las del laboratorio AstraZeneca y su vacuna de Oxford que, de acuerdo a los científicos británicos, reduciría la transmisión del virus, además de reducir la gravedad de la enfermedad.

La vacuna rusa, en tanto, Sputnik V, que también mantiene conversaciones con Chile, demostró alrededor de 92% de protección contra el covid-19, según los resultados de la última fase de los ensayos clínicos, y publicados en la revista médica The Lancet.

El 24 de diciembre de 2020, Chile dio inicio al proceso de vacunación contra el coronavirus con la llegada de las primeras dosis desarrolladas por el laboratorio estadounidense Pfizer/BioNTech. Pero el Gobierno mantiene vigente otros convenios con más laboratorios.

En detalles, el acuerdo firmado con Pfizer es de 10.100.025 dosis. A la fecha se han recibido 110.175 dosis. Con el laboratorio chino Sinovac Biotech se firmó un acuerdo por 10.098.000 dosis para el primer trimestre de 2021 y se espera recibir los primeros envíos a fines de enero. Sin embargo, la vacuna china solo logró poco más del 50% de efectividad según los ensayos clínicos en Brasil.

En el caso de Oxford/AstraZeneca, en noviembre se firmó un acuerdo de compraventa para el suministro de 4 millones de dosis, las que se producirán en Argentina y México, y serían distribuida durante el segundo trimestre de 2021. Con Janssen (Jonhson & Jonhson), también hay un acuerdo por 4 millones de dosis. Además, hay conversaciones con laboratorios de India y Rusia.

Este semana llegó el tercer cargamento del laboratorio Pfizer-BioNTec, el cual trajo 88 mil nuevas vacunas se espera lograr finalizar con el proceso de inmunización del personal de las unidades de cuidados intensivos (UCI).

Después de inmunizar a el personas de las UCI se continuará con los adultos mayores y enfermos crónicos por ser grupos de riesgo, pero el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Rodrigo Yáñez, señaló que esperan poder cubrir las necesidades de vacunas para este año a través de los contactos realizados.

“Tuvimos una reunión con el representantes del laboratorio Gamaleya y representantes del Fondo de Inversión Directa ruso. Antes tuvimos un acercamiento en una video conferencia de presentación que hicieron hace unos meses atrás para países de Latinoamérica”, indicó Yáñez a La Tercera.

Aproximadamente el 70% de la población mundial debería vacunarse contra el coronavirus para garantizar el fin de la pandemia, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Actualmente, más de 200 laboratorios del mundo investigan vacunas contra el covid-19, y 40 se encuentran en fase de ensayos clínicos en humanos. Las dos más avanzadas son la del laboratorio estadounidense Pfizer, y la rusa Sputnik V, que esta semana anunciaron que sus dosis logran más del 90% de inmunidad en fase 3 del estudio.

En tanto, otra vacuna de la farmacéutica sueco- estadounidense Novavax, acaba de obtener la vía rápida para su aprobación y está en su fase final de ensayo clínico en Reino Unido. Y la base de su dosis es el Quillay, un árbol chileno cuyo compuesto principal, la saponina, estimula el sistema inmune.

Científicos a cargo del desarrollo de la vacuna rusa, Sputnik V, anunciaron que su producto logró el 92% de inmunidad contra el coronavirus durante los ensayos en fase 3. Según el estudio, 21 días después de recibir la primera dosis de la vacuna, más de 16 mil voluntarios lograron la inmunidad.

Esta vacuna, al igual que la del laboratorio estadounidense Pfizer, se aplica en dos dosis. El martes Pfizer anunció más del 90% de inmunidad de su vacuna. Según los científicos rusos, la dosis está basada en una "plataforma de vectores adenovirales humanos" y no se han detectado efectos secundarios no esperados.

Algunos voluntarios presentaron efectos transitorios como dolor en el lugar de inoculación de la vacuna, síntomas de gripe con fiebre, debilidad, cansancio y dolor de cabeza. El 11 de agosto, Rusia fue el primer país en registrar oficialmente una vacuna contra el coronavirus y declararla lista para su uso, pese al escepticismo internacional.