Señal en vivo

0:00
/

Un nuevo caso de tráfico de migrantes quedó al descubierto en medio de un operativo del Ejército que se encontró con un grupo de 10 personas intentando ingresar ilegalmente a Chile. Este procedimiento fue en el hito 17 y consiguieron interceptar a estas personas en Quebrada Escritos.

Ha trascendido que de todos los migrantes, una de esas personas estaba embarazada y otros dos eran menores de edad. Pero, ¿quién está detrás de esta operación? Junto a las víctimas, fueron identificadas tres personas más: los venezolanos Franki Riko y Rafael Peña, además, del colombiano Gustavo Rosario.

“Los imputados captaron en la ciudad de Tacna (Perú) a los migrantes. Comenzaron a caminar desde Perú durante la madrugada del sábado y fueron detectados ya en la mañana en nuestro país y se estableció que durante el trayecto dieron instrucciones a las víctimas para que borraran de sus teléfonos las llamadas y mensajes relativos a los hechos o de las coordinaciones”, aseguró el fiscal Francisco Ganga.

El ciudadano de nacionalidad colombiana era el encargado de cobrar el dinero (entre 100 y 120 dólares por persona), mientras que los venezolanos hacían de guía en el desierto. Además, las personas recibieron la instrucción explícita de borrar desde sus teléfonos celulares todos los datos de coordinación previa.

Luego de ser descubiertos, los tres extranjeros a cargo fueron formalizados por el delito de tráfico de migrantes agravado. Razón por la cual quedaron en prisión preventiva y se fijó un plazo de investigación de 90 días.