Señal en vivo

0:00
/

La noche de este domingo las alertas se encendieron cuando una llamada a equipos de emergencia alertaban el hallazgo del cadáver de una mujer al interior de un minimarket, ubicado en la ciudad de Pozo Almonte, en la Región de Tarapacá.

De acuerdo a información preliminar, la situación quedó al descubierto cuando el dueño del minimarket regresó de hacer unos trámites. Una vez en el local, el macabro crimen quedó en evidencia cuando la víctima fue encontrada al interior de la bodega del almacén “Continental”, ubicado en la salida sur de la comuna.

Según las autoridades, la víctima es una joven de 21 años de nacionalidad boliviana, quien fue encontrada atada de manos y pies. Además, presentaba un corte en su garganta, heridas de bala y lesiones cortopunzantes.

Tras el hallazgo, el jefe del local llamó a Seguridad Ciudadana para advertir la situación. Dado a la gravedad de los hechos, la emergencia se derivó a personal de Carabineros. Ahora, este crimen será investigado como un presunto robo con homicidio.

La Fiscalía instruyó al personal de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI), para que lideren las investigaciones. Hasta el momento, no se han reportado personas detenidas en este caso.

Durante la segunda semana de agosto, en un control carretero, Carabineros de la localidad de Huara, incautaron a 37 cuyes que trasladaba un hombre en un saco. Razón por la que se presume el posible tráfico de estos animales.

La especie fue identificada como cuy del altiplano, o Microcavia niata. Este animal es una especie única y se encuentra en reducidas áreas del pueblo de Colchane. En el hallazgo, los efectivos policiales, tras recuperar el saco con los roedores, procedió a entregárselos al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Tarapacá.

Según lo informado por el SAG, de los 37 ejemplares, 24 fueron rescatados con vida y liberados exitosamente. Por su parte, 11 habían sido faenados para una posible venta y otros 2 murieron aplastados.

El encargado regional de recursos naturales del SAG en la zona, Vinko Malinarich, fue el responsable de poner en libertad a los cuyes sobrevivientes. Malinarich afirmó que posterior a la revisión de especialistas y la determinación de que los roedores estaban listo para la reinserción, estos fueron liberados.

Esta especie de cuyes está protegida por la Ley de Caza 19.473 del Ministerio de Agricultura, la que estipula que "Prohíbase en todo el territorio nacional la caza o captura de ejemplares de la fauna silvestre catalogados como especies en peligro de extinción, vulnerables, raras y escasamente conocidas".

En cuanto a las sanciones, la misma ley indica que "se sancionará con multa de una a veinticinco unidades tributarias mensuales, con la retención de las armas de fuego de caza por el término de seis meses y con la suspensión del permiso de caza. Esto, cuando fuere procedente, e inhabilitación para obtenerlo por un período de hasta cuatro años".

Tráfico de cuyes

Dentro del mismo período de tiempo que estos cuyes fueron encontrados, el entomólogo Alfredo Ugarte, mientras realizaba una investigación en Colchane, se percató de algo particular.

Pudo ver como un grupo de niños transportaba entre sus ropas algunos de estos ejemplares. Al consultarles la razón, estos afirmaron que los capturaban para venderlos como alimento y que con ellos se preparaba el picante de cuy.

Cómo es esta especie

Los cuyes del altiplano cuentan con cierta cantidad de características que sirven para identificarlos. Tienen orejas cortas, no poseen cola y presentan grandes ojos.

Ante esta situación, la preocupación en torno a la conservación de estos animales y la educación ambiental, según lo declarado por Ugarte, se hace más necesaria que nunca. También afirmó que los niños involucrados en el tráfico de cuys eran completamente inconscientes de la gravedad de lo que estaban haciendo.

Un proyecto de