Señal en vivo

0:00
/

El Banco Central entregó detalles con respecto a una investigación interna, luego de verificar que traspasaron dinero a la cuenta de un suplantador de identidad.

Se trata de 205.000 dólares (cerca de 170 millones de pesos), los que deberían haber sido transferidos a un proveedor internacional de servicios de consultoría.

Desde el instituto emisor aseguraron que un proveedor "informó la no recepción de un pago correspondiente a sus servicios prestados en 2021 por USD 205.000. El mismo día, la referida empresa alertó que había sido víctima de intentos de suplantación de identidad que comprometían a algunos de sus clientes, y que tenía por objeto desviar pagos correspondientes a sus servicios".

Además, desde el Banco informaron que ingresaron una denuncia al Ministerio Público, “la que dice relación con la suplantación de identidad de un proveedor internacional”.

Desde el Ministerio de Hacienda también confirmaron que se harán parte de la denuncia, "dado que el Banco Central de Chile ha sido objeto de este potencial fraude en su carácter de agente fiscal, las eventuales pérdidas no afectarán a los fondos soberanos que éste administra por cuenta del Fisco".

También comunicaron que la denuncia se "ha comunicado al Señor Fiscal Nacional, Jorge Abbott, y que se formalizará administrativamente el próximo lunes".

El afectado habría ido a votar el día del Plebiscito, en la ciudad de Los Ángeles, encontrándose con la sorpresa de que una persona había firmado en su nombre en el registro, por lo que no pudo sufragar en el histórico día.

José Muñoz, quien se vio afectado por esta situación, comentó que “voy a denunciar en Policía de Investigaciones. Aparte del error de una persona, error de los vocales de mesa, porque también les dije que yo fui vocal de mesa y no te puedes equivocar porque te están pasando carnet de identidad y más encima, te miran la cara”.

En tanto, el Servicio Electoral respondió que la supuesta suplantación de identidad corresponde más bien a un error de los vocales de mesa, que puede ocurrir en este tipo de eventos. No obstante, indicaron que la persona afectada puede incurrir a la instancia que corresponda si así lo cree necesario.

Una situación similar vivió también una mujer en Renaico, quién estaba inhabilitada para sufragar pese a haberlo estado horas antes. Esperará una respuesta del Servel para evaluar futuras acciones legales.

#ChileTeEscucha

Luego de la polémica que se generó en redes sociales cuando comenzó a circular una fotografía en la que se detalla que, una urna quedó con la palabra “Apruebo” al descubierto, el líder del partido Republicano, José Antonio Kast, demostró su indignación a través de su cuenta de Twitter.

Del mismo modo, publicó un video en donde un joven que llegó a su lugar de votación, no logró sufragar ya que alguien había firmado por él, lo que denuncia como una “suplantación de identidad”.

#ChileTeEscucha

Un curioso hecho ocurrió esta tarde cuando el joven identificado como Darío Giovanne, llegó a su puesto de votación en el Estadio Bicentenario de La Florida y es que, cuando entregó la cédula de identidad, los vocales de mesa le dijeron que ya había sufragado.
Ante esto, y luego de entregar una serie de documentos, el Servel confirmó su identidad y se realizó una revisión para aclarar si es que el joven había sido suplantado o solo se trataba de un error. Minutos más tarde, confirmaron que otra persona había firmado el libro en el casillero equivocado.

Finalmente, Giovanne relató que el Servel lo dejó votar ya que revisaron en el Registro Civil la firma de la persona que estaba bajo él en el libro, y es similar a la firma que está en su espacio.

Al respecto, el presidente del consejo directivo del Servel, Patricio Santamaría, indicó que no sería una suplantación: “No hablaría de suplantación, porque lo que puede haber es un error en el casillero donde firmó una persona. Si utilizó una cédula de identidad determinada, es distinto, pero ese requiere una investigación”.

Esta semana, la institución de Carabineros nuevamente fue duramente criticada por la ciudadanía. Todo comenzó con un uniformado infiltrado en la población Lo Hermida y que fue descubierto por los vecinos tras aparecer en un programa de televisión vistiendo el uniforme institucional.

Pero este carabinero, en su rol de infiltrado, siempre alentaba a otros a atacar la comisaría de Peñalolén. Además, usaba un nombre falso: Giovanni Arévalo Álvarez. Pero el verdadero Giovanni se percató de esta situación y denunció el hecho, ya que además, el uniformado usaba el mismo rut del verdadero Giovanni.

Y por temor a represalias, el joven de Alto Hospicio decidió presentar una querella contra el Gral. Mario Rozas y el ministro del Interior, Víctor Pérez, por usurpación de identidad. Además, pedirá medidas de protección al Ministerio Público para él y su familia, en caso que el carabinero que suplantó su identidad haya cometido delitos.