Un marinero que cayó por la borda desde su embarcación, estuvo 14 horas en el Océano Pacífico esperando ser rescatado y solo agarrado de un trozo de basura. Vidan Perevertilov, de nacionalidad lituana, no llevaba chaleco salvavidas.

Según consigna Radio Biobío, Perevertilov es maquinista del barco Silver Supporter y navegaba entre Nueva Zelanda y las islas Pitcairn. En la madrugada se sintió mareado y salió a la cubierta a tomar aire, momento en que cayó al agua. La tripulación advirtió del accidente recién seis horas después y decidieron regresar a buscarlo.

Luego de caer, Perevertilov divisó un objeto negro y nadó hasta él. Resultó ser una boya en mal estado, lo que calificaron como "un trozo de basura", y se aferró a ella hasta que fue rescatado. Su hijo dijo que al encontrarlo “parecía tener 20 años más y estaba muy cansado, pero estaba vivo”.

 

El bote a motor de 8 metros llamado Don Alonso se hundió aproximadamente a 50 millas de la costa durante la madrugada de este martes. Equipos de emergencia se enteraron en la tarde debido a que la embarcación no tenía manera de comunicarse con tierra.

Según las autoridades de la Región de Los Ríos pudo rescatarse un total de cuatro personas, pese que al momento de zarpar, se informó que a bordo iban sólo tres tripulantes. Cabe destacar que este bote tenía toda su documentación al día, pero la ausencia de radio les impidió dar aviso a la autoridad marítima de la emergencia que estaban viviendo.

Según información que ha trascendido, el buen estado de salud en el que fueron encontrados los tripulantes del Don Alonso, se debió a la fortuna de encontrarse con otro bote de pesca artesanal en las cercanías del lugar donde naufragaron.

Desde el departamento de operaciones de la Gobernación Marítima, el teniente primero Paul Hudson, informó que una lancha de la armada y un avión -que despegó desde Talcahuano- están recorriendo la zona para revisar fuga de hidrocarburos o cualquier resto de la embarcación.

foto portada referencial*