Señal en vivo

0:00
/

Gracias a las ayudas económicas estatales y el retiro de fondos de las AFP, muchas personas optaron por pagar sus deudas durante estos cinco trimestres, lo que redujo la cantidad de morosos en el país, pero la tendencia a la baja está subiendo lentamente.

El Informe de Deuda Morosa, desarrollado por la Universidad San Sebastián en conjunto a Equifax, informó que en el último trimestre de 2021 los morosos aumentaron en 0,1% en comparación a la misma fecha de 2020, siendo la primera alza desde septiembre de ese año, dejando un total de 4.041.273 personas endeudadas.

Según el informe, un 5,4% de los morosos no tenían antecedentes de morosidad en los trimestres anteriores, y estas personas tienen una deuda aproximada de $261.149. De todos los deudores, el 43% es de retail y 35% de la banca.

 

La situación económica ha ido en alza tras la fuerte caída en 2020, cuando se produjo la mayor caída del PIB desde 1982. Y es que, según el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) que publicó el Banco Central, la morosidad se situó en mínimos históricos que equivalen a casi el 50% del PIB nacional.

El presidente el Banco Central, Mario Marcel, expuso este informe en el Senado:

El documento afirma que los hogares han amortiguado las caídas de ingresos y elevado su liquidez gracias a las ayudas estatales, reprogramación de créditos y, cómo no, los famosos retiros de fondos desde las AFP.

El informe del Banco Central también destaca que los riesgos a los que se expone la economía chilena hoy son menores que hace seis meses, pero hay menos caja para hacer frente a un eventual shock nuevo.

Según un reporte de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento consignado por El Mercurio, durante enero de este año las empresas que se declararon en quiebra aumentaron en un 22% en comparación al mismo periodo del año anterior.  En concreto, 133 empresas liquidaron sus bienes por deudas durante el pasado mes.

La cifra antes mencionada es la más alta desde enero del 2015. Expertos atribuyen esta situación al estallido social porque influyó considerablemente en la baja de las ventas de muchas empresas a nivel nacional.  Desde la Superir le restan importancia a la situación porque, según indican, esto es “una variación normal en comparación a años anteriores”.

Esta situación se puede ligar a la entrega en el reporte realizado por Equifax y la Universidad San Sebastián que señala que la morosidad de pago de las empresas alcanzó los 14,4 millones en promedio. Además, 73 mil micro, pequeña, medianas y grandes empresas mantienen algún tipo de compromiso impago.