Señal en vivo

0:00
/

Un grupo de arqueólogos israelíes descubrió una moneda con casi 2 mil años de antigüedad de la época romana. En su diseño se puede observar una figura que representa a la diosa Luna.

Según indicó la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) el ejemplar se halló durante una exploración arqueológica submarina. “Se recuperó del fondo del mar una espectacular moneda rara de bronce excepcionalmente bien conservada”, indicaron.

¿De dónde viene esta moneda?

Esta moneda fue acuñada en la ciudad de Alejandría - parte de lo que conocemos actualmente como Egipto - durante la época del emperador romano Antonino Pío en los años 138 – 161 D.C.

En su reverso aparece la diosa Luna junto al símbolo Cáncer de los signos del zodiaco. La AAI explicó que la pieza “pertenece a una serie de trece monedas. Doce representan los diferentes signos del zodiaco y la otra la rueda zodiacal completa”.

La moneda se encontró en las costas frente a la ciudad norteña de Hifa. Este es el primer hallazgo excepcional, que se presenta en las costas de Israel.

Aunque el horario de invierno no ayude mucho, este sábado 30 de abril, a eso de las 6.45 de la tarde, podrá ser perceptible un eclipse parcial de sol, que se verá en las partes sur de América del sur, en la Antártica y en los océanos Pacíficos y Austral.

Destacar que el evento astronómico se podrá ver de forma clara en Chile, en la zona centro sur, también las Islas Malvinas, Argentina. Por otro lado, los países que no podrán observar el eclipse completamente serán Uruguay, Paraguay, el sur de Bolivia y Perú.

A eso de las 8:41 hora local, el sol aparecerá con un “mordisco”, debido a la Luna tapará solo de modo parcial el sol y en varios países el día parecerá más nublado. Recordar que para poder disfrutar de este fenómeno es importante hacerlo desde prismáticos, telescopios o con un filtro especial, pero NUNCA de manera directa al sol.

La NASA confirmó que gracias a datos inequívocos de detección, corroboraron que en la Luna hay agua helada. Además, se confirmó que en los cráteres donde nunca llega el sol el hielo podría estar atrapado de forma estable.

La Nature Astronomy fue el encargado de publicar los dos estudios firmados por científicos estadounidenses, donde se señala la detección de agua molecular en la Luna y el otro sugiere que 40.000 metros cuadrados de su superficie tienen capacidad de retener agua en las llamadas trampas frías.

Los datos de esta investigación fueron tomados desde el cráter Clavius, cerca del polo Sur.