Señal en vivo

0:00
/

A las 20 horas de este lunes 1 de febrero cerca de 300 personas intentaron ingresar al país desde Bolivia a través del paso terrestre ubicado en el Hito 2do Intermedio entre ambos países en la región de Tarapacá.

Ante el hecho, personal policial y del Ejército señalaron que lograron que estas personas retornen a Bolivia, personas que serían originarias de Venezuela, sin embargo, los habitantes de la comuna de Colchane señalaron ante un medio de comunicación que los inmigrantes lograron llegar a la comuna durante la madrugada, pese a la oposición del personal de seguridad.

En la provincia del Tamarugal, que comprende las comunas de Pozo Almonte, Huara, Pica, Camiña y Colchane, hay cinco establecimientos educacionales que son utilizados como albergues, en donde al menos 500 migrantes permanecen en el lugar, situación migratoria que los vecinos califican como “desbordada”.

Hasta el lunes, cerca de 1.400 migrantes habían sido controlados y denunciados por ingreso ilegal al país solo en el mes de enero, según denunciaron desde la Intendencia de Tarapacá. El ingreso de migrantes ha sido en su mayoría por ciudadanos venezolanos.

Según explican los extranjeros, se trata de un sacrificado viaje de más de 12 horas desde Venezuela hasta Colchane, previa caminata de cuatro horas por el desierto. El ingreso por pasos no habilitados se ha ido incrementando en los últimos días debido a la inminente promulgación de la Ley de Extranjería.

Los migrantes llegan a Chile y se dirigen directamente hacia las comisarías de Carabineros, donde se autodenuncian, pasan un periodo en cuarentena y son dirigidos a residencias sanitarias. Sólo el último fin de semana ingresaron más de 700 personas a los albergues, la mayoría colegios, que ya están colapsados. Más aún, pronto deberán habilitarse para el retorno a clases presenciales en marzo.

Más de 350 venezolanos, entre adultos y niños, ingresaron a Chile por pasos no autorizados. Luego de hacer la cuarentena, albergados en un liceo de Iquique, se trasladaron al terminar de buses con rumbo a Santiago. Al llegar a la capital, muchos quedaron a la deriva sin un lugar donde pasar la noche.

Carabineros trasladó a cerca de 40 extranjeros a las comisarías para que pasaran la noche de forma segura y cómoda, considerando que habían muchos niños. Muchos de ellos son profesionales que vienen con la esperanza de surgir para ayudar a sus familiares que quedaron en su país.

Más de 1.700 extranjeros están en albergues de la ciudad de Iquique, 98% de ellos son de nacionalidad venezolana, que cruzan las fronteras del Norte arriesgando sus vidas. Hace unos días, una mujer venezolana cruzó por el paso de Colchane para reencontrarse con sus hijos, pero falleció por las inclemencias del clima.

En Pisiga Carpa Vieja una mujer de nacionalidad venezolana se desmayó cuando intentaba cruzar la frontera en Colchane, en la Región de Tarapacá. Otra mujer que la acompañaba dio aviso a la comisaría del sector. Sin embargo, al paso de los minutos, la mujer ya había fallecido.

Según relata su acompañante, la mujer de 45 años provenía de Maracaibo y su objetivo era llegar a Santiago para reencontrarse con sus hijos quienes estarían viviendo allí.

El mayor Mario Palma, de la Tercera Comisaría de Pozo Almonte, relata que acudieron al lugar y que se realizaron los esfuerzos necesarios para reanimarla, pero no obtuvieron éxito.

La situación ocurrió cuando un grupo de 20 personas estaban transitando por el borde costero cruzando la frontera desde Perú. Se trataría de 125 adultos y 5 menores de edad, todos venezolanos, que estaban portando mochilas y maletas

Patrullas militares y policiales, al percatarse del intento para cruzar la frontera, procedieron a interceptarlos y posteriormente se decidió trasladarlos a la ciudad donde iniciaron su viaje: Tacna, Perú.

Según datos de la Fiscalía y departamentos policiales chilenos, sería el grupo más grande descubierto en el litoral en el último trimestre. Frente a esto y la situación de que se ha visto a muchos inmigrantes sin papeles transitar por la ciudad, consejeros regionales de Parinacota solicitaron al Gobierno que se aumente las dotaciones policiales.

En un operativo del Gobierno, 56 extranjeros fueron expulsados del país. Se encontraban detenidos por haber cometido distintos delitos. Se trata de 27 ciudadanos de Colombia, 14 de República Dominicana y 15 de Ecuador, según informó el Ministerio del Interior.

Los extranjeros salieron desde el Grupo 10 de la FACh, en Santiago, e hicieron una escala en Iquique antes de viajar a sus respectivos países. Las personas deportadas eran migrantes ilegales y se encontraban detenidos en distintas cárceles del país.

Este operativo es el cuarto que ha coordinado el Ministerio del Interior y Seguridad Pública con la PDI, y fueron retomados luego de haber estado suspendidos debido a la pandemia. El primero fue en julio y deportaron a 113 peruanos. El segundo fue en agosto y se expulsó a 38 colombianos. El tercero fue en septiembre y salieron 207 bolivianos. La primera semana de octubre deportaron a otras 165 personas. Todos detenidos por tráfico de drogas, trata de personas, robo y porte ilegal de armas.

Hace varios días que se está escuchando mediáticamente del arresto y deportación de ciudadanos de nacionalidad extranjera que ingresan a Chile por pasos fronterizos no habilitados o incluso escondidos en camiones. Esta realidad ha sido denunciada sobre todo desde el Gobierno.

Incluso se ha intensificado el debate desde el momento en que comenzó la discusión de la Ley de Migraciones en el Congreso, recientemente aprobada. Lo cierto es que, aunque los operativos de Carabineros se han intensificado, esta realidad permanece sin cambiar.

Tanto así que desde la Municipalidad de Arica transparentaron, en voz de su alcalde, que diariamente cerca de 300 extranjeros llegan hasta la frontera de manera ilegal. Una situación que está lejos de poder ser controlada y que, según se ha dicho, se intensificó producto de la Pandemia.

La máxima autoridad comunal de esa ciudad acusa “descontrol” y “fragilidad” respecto de la situación que están viviendo. Además señaló que hay una creciente preocupación por la cantidad importante de delitos que acarrea esta situación, delitos como el tráfico de drogas y el tráfico de armas.

A la espera de ser citado a declarar quedó un hombre de 23 años en la comuna de Coronel. Esto luego de ser descubierto vendiendo, por internet, salvoconductos falsificados para que personas traspasen cordones sanitarios de la Ruta 160.

Fue la Brigada de Investigación Criminal la que, a través de su trabajo técnico, consiguió dar con la identidad y posteriormente la ubicación de un joven que se dedicaba a esto. Recordemos que la zona de la Ruta 160 tiene un cordón sanitario que resguarda el paso de personas entre la comuna de Coronel y el Gran Concepción.

“Todo esto previo pago de una suma de dinero realizada a través de transferencias electrónicas, poniendo en riesgo la salud de la personas de acuerdo a lo estipulado en el artículo 318 en el Código Penal,”, aseguró el subprefecto Herán Mora.

Cabe destacar que el sujeto no tenía antecedentes penales.