Señal en vivo

0:00
/

Un estudio logró identificar sapos de cuatro ojos, pochas y hasta rana chilena en el Humedal Urbano Quilpué, ubicado en Villa Alemana. El descubrimiento se realizó a través de un "estudio de línea de base" que busca conocer fehacientemente la calidad y la biodiversidad existente en el agua.

El trabajo es llevado a cabo por los equipos de la Dirección Ambiental Municipal de Villa Alemana. Por su parte, la alcaldesa de la comuna, Javiera Toledo, detalló que "son tres kilómetros y medio de estudio de la biodiversidad". En estos, se ha "encontrado la rana chilena, sapito cuatro ojos y especies que dan luces, que tenemos un agua que genera gran cantidad de biodiversidad en este espacio".

El hallazgo de estas especies se da luego de que la municipalidad declarara el estero como humedal. De esa forma, se inició un Plan de Gobernanza para protegerlo, conservarlo y preservarlo. La estrategia comenzó con un "desolador diagnóstico", tras encontrar restos orgánicos, inorgánicos y aguas servidas.

Marta Mora, médico veterinaria que trabaja en conjunto a la DAM, explicó que la rana chilena "se encuentra en categoría de conservación vulnerable. Es endémica y es muy importante conversarla porque hay muy poca población en nuestro país". Agregó que esta especie es "amenazada por su sobre explotación y por la contaminación de esteros, por lo que es importante proteger estos sitios".

En cuanto a la biodiversidad encontrada, la edil de Villa Alemana indicó que “esperamos que el Ministerio de Medio Ambiente acoja nuestros estudios, y así tengamos un nuevo humedal urbano en Villa Alemana”.

Un video difundido en redes sociales muestra el humedal Estuario de Los Molles lleno de peces muertos, producto de contaminación que habría sido provocada por la empresa sanitaria Aguas San Isidro, tal como denuncian los vecinos del lugar.

Nicolás Ferraro, integrante del Colectivo Cabildo Ciudadano, comentó a ADN: “Las aguas del humedal aparecieron llenas de peces muertos. Al acercarnos, a verificar la situación, nos dimos cuenta que el agua emitía un olor nauseabundo, a excremento”.

El gerente de procesos de Aguas San Isidro, Rodolfo Gálvez, comentó al mismo medio que el hecho está siendo investigado por el Municipio, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y la Brigada de Delitos contra el Medioambiente de la Policía de Investigaciones (Bidema).

Además aseguró que "no hemos tenido ninguna falla" y que "somos la aportación de agua más importante que tiene el humedal, somos los que proveemos la vida del humedal porque la infiltración marina y los antiguos esteros, en este momento están secos".

Además, desde la empresa, emitieron un comunicado publicado en redes sociales, donde aseguran que los procesos de tratamiento son fiscalizados y que se encuentran dentro de la norma.

 

 

Un proyecto de