Señal en vivo

Radio Primavera

Otro sitio más de Red Radios Regionales

Hogares de adultos mayores activan nuevo protocolo para permitir contacto de residentes con sus familiares

En el marco de la propagación del COVID-19, quienes se han visto más afectados son los adultos mayores. Esto no solo porque la enfermedad es más riesgosa para ellos, sino que también porque actualmente no se permiten visitas en los hogares de larga estadía, medida tomada con el fin de prevenir el contagio del coronavirus.

Es por esto que ahora el personal de estos centros de estadía activó un protocolo de llamadas telefónicas y videoconferencias con el propósito de “conectar virtualmente a los residentes de los establecimiento con sus familiares” según detalla el director del Servicio Nacional del Adulto, Octavio Vergara.

Además, se han tomado todas las medidas necesarias para evitar el brote de COVID-19 en estos lugares, una de ellas es la toma de temperatura constante a los adultos mayores. Además, el protocolo indica que si se llega a detectar algún caso, los directivos de los hogares deben informar inmediatamente al Servicio de Salud y al Senama, para posteriormente realizar el aislamiento en los lugares determinados de los mismos establecimientos.

Deuda de los hogares chilenos creció en el 2019, pero también crecieron los ingresos de las personas según el Banco Central.

El Banco Central entregó el catastro de endeudamiento de los hogares chilenos durante el 2019, llegando este a un 75%, o sea, una persona que dispone de 100 mil pesos dedica 75 mil solo para pagar deudas.

El aumento se reflejó en el mayor poder de compra, además la facilidad en acceder a préstamos bancarios  y ofertas de créditos en casas comerciales. En los hogares se registró un incremento del PIB de un 5,8% debido a los ingresos y gastos en los salarios en trabajadores independientes. En resumen, había más plata el 2019 en las casas chilenas.

La conclusión del informe de la institución bancaria sentencia que a mayor poder de ingreso, más crece la deuda de los hogares, pues el 2018 en vez de gastar el 75% de sus ingresos en deudas, era el 74,3%.