Señal en vivo

0:00
/

Más de cinco meses han pasado desde la polémica fiesta clandestina de Cachagua y el diputado Andrés Celis, denunció que ninguna de las 37 multas sanitarias cursadas a los asistentes, ha sido pagada, la cual se llevó a cabo en uno de los momentos más críticos de la pandemia. Incluso, aún no se concreta la persecución criminal contra los responsables del hecho.

Pidió remitir los antecedentes al Consejo de Defensa del Estado para iniciar las cobranzas judiciales pertinentes, las cuales ascienden a $212 millones de pesos.

En Angol, región de La Araucanía, se detectó una fiesta clandestina en donde 22 personas fueron sorprendidas en la calle Israel Roa Villagra, a la orilla del río Picoiquén, en horario de toque de queda.

De todos los detenidos, 14 son militares y ocho civiles, de los cuales dos soldados pasarán a control de detención. Ninguno de los asistentes portaba mascarilla ni mantenía la distancia física, a lo que además se suma que los involucrados pertenecientes a la milicia eran reincidentes en este tipo de prácticas.

El balance de la gestión de Carabineros durante el primer año de pandemia reveló que en lo que va del año ya se han detectado 138 fiestas clandestinas, un número muy preocupante comparados con las 118 de todo el 2020.

El Director Nacional de Orden y Seguridad, General Inspector Esteban Díaz Urbina, explicó que la mitad de las fiestas clandestinas se han realizado en la RM, le siguen Valparaíso con 455 casos, Antofagasta con 344, Libertador Bernardo O’Higgins con 291, Biobío, Ñuble y Los Lagos.

Por fiestas clandestinas fueron arrestados 4.023 personas. Del total destaca que el 98% son mayores de edad, el 63% son hombres y el 35% tiene 20 y 26 años. Pero respecto a las Delitos Contra la Salud Pública, fueron en total más de 450 mil detenciones, y más de 55 mil corresponden a reincidentes. Carabineros catalogó como “los más incorregibles” a dos hombres que tienen el récord de 20 detenciones cada uno.

Carabineros sorprendió a 20 personas en una fiesta clandestina en San Antonio, región de Valparaíso, de los cuales cinco fueron detectados como reincidentes en infracciones a las medidas sanitarias durante la pandemia.

Los jóvenes detenidos tienen entre los 20 y los 22 años de edad y se encontraban al interior de un restaurant con cabañas, situación que fue alertada a través de una llamada telefónica que denunciaba la fiesta clandestina en el sector de Pelancura. La Seremi de Salud de la región señaló que las personas que estaban participando de esta fiesta no respetaban el distanciamiento físico ni tampoco utilizaban mascarillas para evitar los contagios.

Cinco de los detenidos pasaron a control de detención, por lo que las autoridades fijaron el juicio para mayo.

Personal de Carabineros de la 53ª Comisaría de Lo Barnechea, junto a funcionarios de Seguridad Ciudadana, llegaron hasta un domicilio el cual había sido denunciado por vecino debido a ruidos molestos y la fuerte música que sonaba.

En el recinto se estaba celebrando el cumpleaños del dueño de casa y habían presentes 32 personas, todo esto durante el horario del toque queda.

Al momento de la llegada de los fiscalizadores 2 de mujeres fueron sorprendidas escondiéndose bajo una cama. Todas las personas presentes fueron detenidas y están a la espera de su control de detención o sanción correspondiente.

Carabineros, tras recibir una denuncia por los vecinos del sector de Reñaca de Viña del Mar, llegó hasta la calle Miramar la madrugada de este jueves, puesto que allí se desarrollaba una fiesta clandestina, en donde encontraron a doce asistentes.

El personal policial, al verificar la identidad de los participantes, detectó la presencia de una mujer reincidente, por lo que pasó a control de detención por no respetar las medidas sanitarias dispuestas para la prevención del coronavirus.

En el lugar, Carabineros confiscó 21 botellas de bebidas alcohólicas y equipos musicales.

Carabineros y la Seremi de Salud de la región del Biobío llegaron hasta la comuna de Santa Juana para constatar la realización de una fiesta clandestina que se llevaba a cabo durante el toque de queda y sin respetar las medidas de prevención ante el coronavirus.

Las autoridades constataron que un grupo de jóvenes había ingresado ilegalmente a un predio para llevar a cabo la fiesta, momento en el que llegó el personal policial.

La Seremi de Salud señaló que iniciaron trece sumarios sanitarios en contra de los participantes puesto que este tipo de celebraciones están prohibidas, puesto que la comuna de Santa Juana se encuentra en la fase 2 del plan nacional Paso a paso, lo que contempla el inicio de cuarentena durante los fines de semana.

La popular cantante fue sorprendida en una fiesta clandestina que se estaba realizando en un departamento en el Hotel W, en la comuna de Las Condes. 

Según información entregada por la Fiscalía Metropolitana Oriente, la cual se encuentra investigando la situación, la cantante fue detenida junto a otras siete personas que se encontraban en el evento.

El alcalde de la comuna, Joaquín Lavín, se refirió a la situación, señalando que “se cursaron sumarios sanitarios a cada uno de los asistentes y fueron trasladados a la 17° Comisaría”.

Ante el escándalo la artista pidió perdón a través de su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/soycamioficial/status/1355932058204442624

 

Vecinos de la comuna de Recoleta denunciaron una fiesta clandestina en varias oportunidades por los ruidos molestos a altas horas de la noche. Los asistentes incluso habrían subido fotos y videos a sus redes sociales.

Al llegar carabineros a la fiesta se realizó la detención de 53 personas en el local que contaba con segundo piso e incluso cobraba entradas para poder asistir a los eventos.

En el local llamado Terraza Moon, ubicado en Dardignac con Ernesto Pinto Larraguibel fueron detenidos 52 asistentes y la organizadora del evento, la cual pasó control de detención durante este viernes por infracción la normativa sanitaria.

La Seremi de salud de la región de Valparaíso iniciará un sumario sanitario en contra de un bar ubicado en sector Las Salinas de Viña del Mar, puesto que recibieron denuncias sobre el desarrollo de una fiesta clandestina en el lugar en horario de toque de queda.

Personal policial llegó hasta el lugar durante la noche de este martes, sin embargo, no encontraron a nadie y solo permanecían en el lugar los trabajadores del bar que no contaban con salvoconducto para no estar en sus hogares en horario de restricción de movilidad en el país.

Según los reportes recibidos por la Seremi de salud, en el lugar había al menos 20 personas que no respetaban el distanciamiento físico ni utilizaban la mascarilla, por lo que el dueño del establecimiento arriesga una multa de hasta 50 millones de pesos.

La fiesta ocurrió en calle Violeta Parra de la comuna y Carabinero hizo presencia gracias a la denuncia de los vecinos por la existencia de gritos, música a alto volumen y una gran cantidad de personas.

Según informó Carabineros de la 43º Comisaría de Peñalolén, del total de los 8 detenidos, solo 4 pasarán a control de detención, esto debido a que son reincidentes.

Ante esta situación, la Seremi Metropolitana señaló que iniciará un sumario sanitario contra los detenidos, el cual podría terminar en millonarias multas.

El personal de Carabineros sorprendió a 20 personas en medio de una celebración clandestina en Cachagua, comuna de Zapallar, ante lo cual las autoridades de salud iniciaron un sumario sanitario en contra de los participantes, por presentar un riesgo para la salud pública.

Se trata de trece adultos y siete menores de edad quienes contaban con el permiso de vacaciones, sin embargo, las reuniones en comunas en la fase 2 de Transición, solo se permiten reuniones sociales con un máximo de diez personas en un lugar cerrado y veinte al aire libre de lunes a viernes.