Señal en vivo

0:00
/

El Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, dará a conocer este viernes, la condena en contra de Martín Pradenas, a las 14:00 horas. La decisión se da luego de que el pasado 6 de agosto, se le declarara culpable por siete delitos sexuales en contra de seis víctimas.

En este caso, se aplicó la política de enfoque de género en la valoración de pruebas y uno de los delitos está el cometido en contra de Antonia Barra. La joven universitaria que se suicidó tras ser víctima de Pradenas.

Sobre este caso que conmocionó al país, el Tribunal de Temuco, señaló que la muerte de Antonia, “marcó la posibilidad que el resto de las otras víctimas contaran los otros hechos de violencia sexual de Martín Pradenas”.

Además, se le declaró culpable por cuatro delitos de abuso sexual a mujeres mayores de 14 años, un delito por abuso sexual a una menor de 14 años y dos delitos de violación.

La Fiscalía solicita, por los siete delitos, una condena de 41 años de cárcel efectiva en contra de Martín Pradenas. Cabe recordar que el sujeto se encuentra cumpliendo prisión preventiva desde julio del 2020, en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Valdivia.

Un hombre de 42 años, identificado con las iniciales J.M.R.S. fue condenado por el Tribunal Oral en lo Penal de Iquique a 20 años de cárcel por delitos de abuso sexual y violación en contra de su hija y dos sobrinas.

Según lo establecido por el tribunal de la región de Tarapacá, dichos hechos ocurrieron entre 2004 y 2018 en las comunas de Antofagasta y Alto Hospicio.

Según indicó la fiscal Camila Albarracín, especializada en delitos sexuales, las víctimas pedían la pena de presidio perpetuo, por lo que no descartan la presentación de un eventual recurso, ya que “nos parece que la determinación de la pena no recoge lo establecido en la ley”.

Abuso de su hija y sobrinas

Una de las víctimas tenía 6 años cuando iniciaron los ataques sexuales en 2004, prolongándose hasta 2011 en el sector El Boro de Alto Hospicio.

La segunda víctima sufrió abuso sexual y violación entre los años 2011 hasta 2018 en Alto Hospicio y La Negra de Antofagasta.

Además, el hombre abusó en reiteradas ocasiones a su propia hija entre 2012 y 2018 en Antofagasta.

Durante el juicio, las tres víctimas entregaron su testimonio donde detallaron que J.M.R.S. las amenazaba para perpetrar los ilícitos.

Por unanimidad el Senado aprobó y despachó a ley el proyecto que busca impedir la rebaja de condena para personas que hayan cometido delitos sexuales en contra de niños, niñas y adolescentes.

El Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, valoró el trabajo realizado en Valparaíso “esto es un paso extraordinariamente positivo que agradecemos y valoramos del Congreso y nos permite decir que en esta materia hemos cumplido con nuestros compromisos”.

A esta nueva ley no podrán acceder a estos beneficios las personas que hayan cometido los siguientes delitos a menores de edad,  violación propia, estupro, abuso sexual agravado, corrupción de menores, producción de material pornográfico infantil, robo con violación, entre otros.

La Policía de Investigaciones (PDI) por medio de datos entregados del Centro de Análisis Criminal, en el que se registró que durante el 2021 hubo aproximadamente 6.671 de denuncias relacionadas con delitos sexuales, mostrando un incremento del 29% en comparación al 2020.

Entre los delitos más denunciados se encuentra en primer lugar el abuso sexual a menores de 14 años con 3.261 denuncias, seguido por abuso a mayores de 14 con 1.256 denuncias y finalmente la violación de mayor de 14 años con 779 a nivel nacional.

El subprefecto Manuel Fuentes, jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales Metropolitana, comentó "los factores que motivan a denunciar son diversos, como por ejemplo tener mayores canales de acceso a información, pérdida del temor a hablar y sus efectos, mayor información respecto al delito sexual", y agregó que los efectos de la pandemia afectó debido a que gran parte de estos delitos ocurren en el círculo primario (familia y/o amigos cercanos).

Un hombre fue condenado a más de 14 años de presidio por el delito de violación infantil consumado y tentado, en contra de su sobrina, una menor de 10 años.

Los hechos ocurrieron entre los años 2015 y 2019 en Temuco, en la región de La Araucanía y de acuerdo a los antecedentes informados, habría ocurrido en el fundo El Carmen, en Lircay. En el caso se aplicó la nueva Ley de Protección a Víctimas de Delitos Sexuales, que tiene como objetivo evitar la revictimización de niñas, niños y adolescentes víctimas de este tipo de delitos.

 

De manera unánime, con 139 votos a favor, se aprobó en la Cámara de Diputadas y Diputados, el proyecto que declara la imprescriptibilidad de los delitos sexuales sin importar la edad de la víctima, permitiendo además la renovación de la acción civil reparatoria para todos ellos.

La diputada Erika Olivera, miembro de la comisión de mujer y equidad de género, valoró el avance de la iniciativa:

Uno de los cambios más relevante de este proyecto es el que apunta a la modificación del Código Penal para que las víctimas de este tipo de delitos pueda presentar acciones penales para perseguirlos sin que se extinga la responsabilidad debido al paso del tiempo desde ocurridos. Ahora, la iniciativa continúa con su discusión y tramitación en el Senado.

A los 90 años murió Fernando Karadima, ex sacerdote expulsado de la orden tras confirmarse su autoría en diversos delitos sexuales. El fallecimiento se produjo en el Hogar San Juan de Dios.

El ex párroco había presentado reiterados problemas de salud, entre ellos problemas cardiacos. Sintomatología por la que en junio pasado fue llevado a la urgencia del Hospital Clínico de la Universidad Católica.

Recordemos que en 2010, Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murrillo, denunciaron a Karadima por primera vez, acusándolo de vejámenes ocurridos en la parroquia de El Bosque en la comuna de Providencia, cuando ellos eran menores de edad.

La denuncia causó revuelo mundial, incluso afectando al papa Francisco, quien en 2018 confirmó que Fernando Karadima había sido expulsado del sacerdocio “por el bien de la Iglesia Católica”.

En aquella oportunidad y tras la investigación canónica en su contra fue hallado culpable y condenado a la prohibición de ejercer el sacerdocio además de estar obligado a retirarse a una vida de oración y penitencia, en la que se encontraba hasta la hora de su deceso.

El Gobierno, por intermedio de las carteras de Desarrollo Social y Justicia y Derechos Humanos, presentó un proyecto de ley que tipifica el delito de explotación sexual comercial en contra de menores de edad. La iniciativa modifica el Código Penal introduciendo un párrafo que hace referencia al “proxenetismo, explotación sexual comercial, y pornografía de niños, niñas y adolescentes”, lo que permitirá darle un tratamiento correspondiente.

Asimismo, se creará un nuevo artículo que regulará la producción, comercialización, importación, exportación, distribución, difusión y exhibición de material pornográfico infantil, sancionando a quienes a lo elaboren, adquieran y posean. Así lo explica el ministro de Justicia, Hernán Larraín.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, señalo que esta es una señal clara ante la vulneración de los menores que enfrentan este tipo de situaciones:

En este sentido, se pretende cambiar el delito de “prostitución infantil” por el de “explotación sexual de una persona menor de dieciocho años”, donde se considerará una pena mayor en los casos en que el ilícito se realice por la dependencia personal o económica del niño, niña o adolescente.

Según datos de Justicia, en Chile, entre el 2017 y 2019, los Programas de Protección Especializada en Explotación Sexual Comercial (PEE) del Servicio Nacional de Menores atendieron un total de 4.286 casos de explotación sexual contra menores. De esos, 3.861 eran mujeres (90%) y 425 hombres (10%), siendo la mayor parte de las afectadas (88%) adolescentes de 14 años o más.

Erika Olivera y Ximena Osandón presentaron proyecto de ley en contra de los delitos sexuales para que todos estos sean imprescriptibles a pesar de la edad de las víctimas luego de las prescripciones aludidas en el caso de Martín Pradenas.

"Tenemos una deuda con nuestras mujeres víctimas de violación o abuso sexual, deuda que arrastramos por años y pese a los cambios realizados en la materia, aún existen enormes vacíos que no logran dar total protección" remarcó Olivera.

“Es de total justicia para todas aquellas madres, hijas, abuelas que merecen ser respetadas en su intimidad, en su esencia, porque lo que le ocurrió a Antonia y muchas otras mujeres no debe volver a suceder nunca más. Hoy somos muchas, estamos presentes y atentas” finalizó.

Un proyecto de