Señal en vivo

0:00
/

Mientras en Chile las cifras de contagio continúan aumentando al mismo tiempo que lo hacen las fiestas clandestinas, una terrible noticia se difundió en México por un reportaje del medio Crónica.

José Martín Chávez fue uno de los asistentes al funeral y contó que decidió revelar su historia para generar conciencia en la población y en el cuidado mientras dure la emergencia sanitaria.

Su tío, que murió debido a que no pudo vencer el Covid-19, fue velado y enterrado en Cuautitlán Izcalli, México, donde asistieron varios familiares. De esa reunión, 16 personas terminaron contagiadas, presentaron los síntomas propios del coronavirus, se agravaron y fallecieron.  Todo fue tan rápido y repentino que Martín "nunca se lo imaginó".

También explicó que "ni tuvo tiempo para llorar a sus seres queridos", aunque sí pudo incinerar a su mamá, ya que en la localidad no está permitido sepultar de manera "normal" a quienes han pasado por el Covid-19.

 

El otro problema

El dolor por el fallecimiento de sus 17 familiares no fue lo único que han debido enfrentar los sobrevivientes. Además, debido a la enfermedad, la atención médica y los gastos funerarios, la familia ha tenido que buscar la manera sobrellevar las consecuencias económicas.

José Martín dijo que él ha tenido que desembolsar más de 4.000 dólares, mientras que sus otros familiares ya han gastado 10.144 dólares. Lo peor es que los protocolos en México le han impedido abrir su negocio, por lo que sólo se mantiene con ahorros.