Señal en vivo

0:00
/

La consultora Ipsos junto a la organización internacional Vegetarianos Hoy, lanzó su último informe “Estudio sobre Alimentación  y Productos Basados en Plantas”, revelando que un 84% de los chilenos consume regularmente alimentos pertenecientes a una dieta omnívora, es decir, que come vegetales y carnes, mientras que un 16% se identifica con alguna alimentación principalmente basada en vegetales. Un 9% se declara como flexitariano (vegetariano que de vez en cuando consume carne), un 4% dice ser vegetariano o vegano y un 3% se identifica como pescetariano, es decir, que además de vegetales solo consume pescado.

Entre quienes han intentado disminuir su consumo de alimentos provenientes de animales, un 82% ha bajado su consumo de carnes rojas, un 74 carnes de cerdo y un 31% carnes de pollo o pavo. Mientras que en el ítem “alimentos derivados” un 32% trató de disminuir la ingesta de queso, un 20%de leche y un 18% de huevo.

Frente a la pregunta ¿por qué intentan reducir el consumo? Un 35% dice que es por salud y un 19 aseguró que es por el bienestar de los animales.

Una investigación de la Universidad de Harvard reveló que el consumo de carnes rojas puede asociarse con un mayor riesgo de muerte y enfermedades como diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular, ciertos tipos de cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca e hipertensión.

De acuerdo al documento, "un aumento en el consumo total de carne roja de al menos la mitad de una porción por día, se asoció con un 10% más de riesgo de mortalidad".

Esto deja evidencia que cualquier tipo de carne roja aumenta las posibilidades de mortalidad, pero la carne roja procesada tiene mayor riesgo.

Dentro de las carnes rojas y los componentes de estos alimentos que representan una amenaza para la salud destacan el tocino, las salchichas, las grasas saturadas, los hidrocarburos aromáticos policíclicos, el sodio y los conservantes.

Un proyecto de