Señal en vivo

0:00
/

La Fiscalía de La Ligua informó que la investigación penal de tres fiestas clandestinas realizadas en enero de 2021 en Cachagua, en la región de Valparaíso, concluirán sin responsables.

A través de un documento, que publicó Radio BioBio, se confirmó la decisión del Ministerio Público de no perseverar en la causa.

Esto último se da luego que no se reunieron pruebas suficientes para fundar la acusación.

Cabe recordar que las fiestas clandestinas son las que se llevaron a cabo en medio de una serie de restricciones producto de la pandemia del Covid-19. Aquello se registró en el sector de Cachagua en la comuna de Zapallar, tras el año nuevo de 2021.

Producto de esto se presentaron dos querellas el 7 de enero de ese año. La primera, por hechos registrados el día 2 y 4 de ese mes.

En dichas instancias, inspectores municipales llegaron hasta el restobar "Santo Diablo". Aquí se constató que clientes transitaban sin el uso correspondiente de mascarillas y también se dio cuenta una infracción a las normas sanitarias de la comuna. Por estar en fase 3, se prohibía el funcionamiento de locales comerciales.

En ambas oportunidades, Martín Abogair Egaña, dueño del local, fue citado por el Juzgado de Policía Local de Zapallar.

La segunda querella, se dio producto de una fiesta realizada en la madrugada del 3 de enero. A las 01:00 horas, Carabineros de La Ligua arribaron hasta un hogar donde se habrían reunido cerca de 200 personas. Todo esto, en medio del Estado de Emergencia y del toque de queda que se registraba en la zona.

La demanda apuntó contra el piloto de rally Samuel Israel Concha, quien organizó la masiva fiesta clandestina. De las multas impuestas, el deportista recibió la más alta, la que ascendió hasta las 1.000 UTM.

Tras la petición del Ministerio Público, se espera que el Juzgado de Garantía local fije en los próximos días la audiencia para formalizar el cierre de la causa.

El Instituto Nacional de la Juventud lanzó una campaña de responsabilidad para los jóvenes durante la pandemia por el Covid-19. La idea es enfatizar el mensaje de que "nos mantengamos en casa".

La directora nacional, Renata Santander dijo que "lo que pretende esta campaña es convencerlos a evitar salir y estar en aglomeraciones o encuentros", en directa referencia a la gran cantidad de fiestas clandestinas que se han descubierto las últimas semanas, particularmente las ocurridas en Zapallar.

La campaña comunicacional se podrá ver en todas las plataformas de INJUV, principalmente en redes sociales.

 

 

 

El personal de Carabineros sorprendió a 20 personas en medio de una celebración clandestina en Cachagua, comuna de Zapallar, ante lo cual las autoridades de salud iniciaron un sumario sanitario en contra de los participantes, por presentar un riesgo para la salud pública.

Se trata de trece adultos y siete menores de edad quienes contaban con el permiso de vacaciones, sin embargo, las reuniones en comunas en la fase 2 de Transición, solo se permiten reuniones sociales con un máximo de diez personas en un lugar cerrado y veinte al aire libre de lunes a viernes.

Este lunes se dio a conocer la noticia de una nueva fiesta clandestina en Cachagua, todo esto incluso después de la indignación que generó un video viral que mostraba como un grupo de jóvenes celebrara sin ninguna de las medidas de seguridad contra el Covid-19.

Actualmente se están realizando las investigaciones pertinentes para identificar a todas las personas que estuvieron presentes en el evento, pero el medio El Desconcierto asegura haber conseguido la lista con los nombres de los asistentes a la celebración de este lunes.

Dentro de la lista podemos ver a Paula Poklepovic Fernández, la que es sobrina nieta del presidente de la República Sebastián Piñera, y también estuvo presente Josefina Letelier Lavín, nieta de Carlos Eugenio Lavín García Huidobro, conocido por ser socio de Carlos Alberto Délano, quien fundó el holding empresas Penta, entre otros familiares de importantes empresarios y políticos chilenos.

Luego de recibir una denuncia anónima, personal de Carabineros se dirigió al sector de Cachagua, comuna de Zapallar, para interrumpir el desarrollo de otra fiesta clandestina en la comuna, en donde habían 20 jóvenes en el lugar.

La fiesta se desarrollaba en un domicilio del sector que se encuentra fase 2 del plan Paso a paso, el que permite reuniones sociales de solo cinco personas.

Los implicados quedaron en libertad a la espera de una citación por parte de las autoridades, a lo que el seremi de Valparaíso, Francisco Álvarez, indicó que como autoridad sanitaria comenzaron el desarrollo de un sumario sanitario y los asistentes arriesgan sanciones desde las 100 a las 500 UTM y el organizador podría recibir una multa de 50 millones de pesos.

Cerca de 300 jóvenes participaron en las fiestas clandestinas de Cachagua que organizó el piloto de rally Samuel Israel. Al publicarse los hechos, varios registros audiovisuales fueron eliminados, pero las autoridades continúan investigando para dar con todos los responsables.

La oficina del Ministerio Público de La Ligua trabaja en tres querellas y dos denuncias. Para avanzar en el proceso, la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (BIDEMA) de la PDI está a cargo de las diligencias, aunque la investigación se ha dificultado por la poca colaboración que han prestado los involucrados.

Entre los problemas que han enfrentado, según reporta La Tercera, hay quienes se niegan a declarar, otros que no quieren realizarse el PCR, algunos que dicen no haber participado aunque aparecen en los videos y una madre que negó conocer a su hijo para evitar la multa que podrían cursarle.

Respecto de las sanciones, para los responsables de la organización de las fiestas, podrían enfrentar penas privativas de libertad o multas que parten de las 6 UTM. Sobre los responsables, las multas también serían una de las sancionespor tratarse de un delito contra la salud pública, pero en el caso de quienes se niegan a confesar, o de esta madre que entregó información falsa, podrían ser procesados por obstrucción a la justicia.

Uno de los registros de la fiesta

Gabriel Biggs es el propietario de la casa donde se realizaron las polémicas fiestas clandestinas de Cachagua y, según 24 Horas, interpondrá una querella contra el arrendador, el piloto de rally Samuel Israel. "Voy a tomar acciones legales porque no quiero que esto se repita más. Esto tiene que servir de ejemplo a nivel nacional y ojalá mundial. Lo que pasó fue demasiado irresponsable, esto no se puede perdonar y la única forma que sirva de ejemplo es un castigo muy fuerte".

Además, Biggs entregó detalles de los ocurrido confirmando que fueron más de 200 los invitados a cada una de las celebraciones, aunque en el contrato de AirBnB el arrendador sólo declaró que siete personas lo acompañarían. Esto vulneró, no sólo lo establecido en los acuerdos de la comunidad donde está ubicada la propiedad, sino también la legislación actual que prohíbe reuniones masivas.

También comentó que el estado del inmueble, luego de lo ocurrido, era deplorable. "Cuando entró (la persona que cuida el lugar) dijo que había tanto vómito por toda la casa que tuvieron que entrar tres personas a limpiar y sanitizar toda la casa", aunque según Biggs los asistentes ya eliminaron todos los registros audiovisuales.

 

La diputada tenía agendada una entrevista con el matinal de Chilevisión donde aprovecharon de consultarle por la denuncia de que sus hijos participaron de las polémicas fiestas clandestinas de Cachagua, hecho que confirmó. "Sí, los dos se contagiaron en la fiesta" ya que son Covid-19 positivo,  pero añadió que “mis hijos son mayores de edad".

Ximena Ossandón tiene nueve hijos, pero sólo dos estarían involucrados. Criticó que "lo único penca es que siempre salen los hijos de políticos cuando las fiestas son gigantes”, aunque reconoció que "porque uno es figura pública y debe dar el ejemplo".

También explicó, ante la pregunta de los conductores, que ella sabía que asistirían y que no se le ocurrió que se autodenunciaran. "No lo pensé. Habría sido una buena idea, pero no se me ocurrió hacerlo... Ellos viajaron a Cachagua, sabía que irían. Es parte de las conversaciones privadas que tuve con ellos". Respecto de esas conversaciones, no quiso dar detalles, pero sí coincide con quienes critican de que "si hay sanciones, que se cumplan y que sea un ejemplo para el resto de la juventud".

 

 

Toda la información que se ha revelado a través de redes sociales sigue siendo un "supuesto", sin embargo, el diario El Mostrador asegura que el organizador de las fiestas clandestinas en Cachagua ya está identificado.

No fue difícil dar con su nombre debido a que los vecinos del sector de Aguas Claras estaban muy molestos por la gran cantidad de personas que ingresaron, que no eran residentes, y por los ruidos molestos que se extendían hasta las 8.30 am.

El piloto chileno Samuel Israel habría arrendado una casa en Cachagua para celebrar el Año Nuevo. La primera fiesta que organizó se realizó el mismo 31 de diciembre, con alrededor de 150 personas, y con "música, copete y drogas a discreción". Los vecinos reclamaron a Israel y llamaron a Carabineros.

El piloto "respondió" a los reclamos con otra a fiesta, efectuada el 2 de enero, pero esta vez con 200 asistentes. Por la reiteración, la policía le cursó un parte, pero la celebración continuó. El resultado: luego de una investigación de las autoridades, todos los participantes podrían ser sancionados bajo el Código Sanitario, según informó ayer el Intendente de Valparaíso.

Israel en la premiación de una competencia

 

Por Twitter también se divulgó:

A través de las redes sociales se dio a conocer una fiesta clandestina que se realizaba en Chachagua, en la comuna de Zapallar, región de Valparaíso, durante Año Nuevo. En el material audiovisual que se viralizó en Internet se muestra a los jóvenes asistentes sin mascarillas ni respetando el distanciamiento social.

Tras conocer los hechos, la Municipalidad de Zapallar, a través de una declaración pública, anunció que tomarán acciones legales en contra de quienes resulten responsables y además indicaron que aumentarán la fiscalización en la comuna.

"Jóvenes irresponsables que sin autorización han realizado fiestas sin mascarillas, sin ningún medio de prevención, poniendo en riesgo, no sólo a su familia, sino a toda la región". Así describió el Intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, lo ocurrido en Cachagua, fiesta clandestina que se hizo pública hoy al viralizarse unos audios y videos del hecho. La autoridad de gobierno interpuso una querella criminal contra los responsables.

En un principio, los asistentes, los padres de los asistentes y los organizadores, tendrán que responder por su responsabilidad en la violación del Artículo 318 del Código Penal que establece que “el que pusiere en peligro la salud pública por infracción de las reglas higiénicas o de salubridad, debidamente publicadas por la autoridad, en tiempo de catástrofe, epidemia o contagio, será penado con presidio menor en su grado mínimo o multa de seis a veinte unidades tributarias mensuales”.

Martínez agregó que ya tienen los primeros antecedentes que les permite identificar a varios involucrados en la fiesta, y que ha "instruido a Carabineros para tomar acciones inmediatamente en la zona" para "dar con todos ellos".

Se volvió viral un video a través Twitter en el que se puede apreciar cómo un gran grupo de jóvenes se encuentran de fiesta sin usar mascarillas ni respetar el distanciamiento social en Cachagua. La fiesta habría sido organizada entre compañeros de colegio del sector oriente de Santiago según Publimetro.

Tras volverse viral el video comenzaron a circular audios en los que se señalan que uno de los integrantes de la fiesta tenía coronavirus y decidió presentarte de todas formas. Más tarde se volvió viral un nuevo video en el que estas “supuesta” persona que tenía coronavirus habla sobre el mismo tema y admite haber sabido que tenía Covid-19.

https://twitter.com/Ignacia08227005/status/1347196761262202880?s=20

Todo esto en medio de la polémica sobre los más de 100.000 solicitudes del Permiso Especial de Vacaciones en medio de la pandemia y con los casos de Covid-19 todavía en aumento.

 

Un proyecto de