Señal en vivo

0:00
/

Este martes, en una rueda de prensa en la tradicional residencia oficial del 10 de Downing Street, Boris Johnson, se despidió de sus labores como primer ministro del Reino Unido. Esto en la previa de presentar su renuncia formal a la reina Isabel II, en el castillo de Balmoral, en Escocia.

En su discurso señaló “esto es todo, amigos. Gracias a todos por venir tan temprano esta mañana. En solo un par de horas estaré en Balmoral para ver a Su Majestad la Reina y finalmente se pasará la antorcha a un nuevo líder conservador”.

En su reemplazo asumirá Liz Truss, la secretaria de Relaciones Exteriores, quien recibió 81.326 votos en una elección realizada entre los miembros del Partido Conservador. Este martes, será nombrada oficialmente en su nuevo cargo por la monarca.

Previo a su primera reunión, la tercera mujer electa para el cargo, deberá presentar a sus ministros, lo que debería suceder antes de este miércoles.

“Felicidades a Liz Truss por su victoria decisiva. Sé que tiene el plan adecuado para abordar la crisis del coste de la vida, para unir a nuestro partido y cohesionar nuestro país. Es el momento de que todos los conservadores se sitúen detrás de ella al cien por cien”, dijo Johnson en su cuenta de Twitter.

El líder del Partido Conservador del Reino Unido, Boris Johnson, anunció su dimisión al cargo de Primer Ministro, luego de estar meses en la polémica, escándalos y críticas por parte de sus opositores e incluso, miembros de su mismo partido.

“Es claramente el deseo de la mayoría conservadora parlamentaria que haya un nuevo líder y junto con ello un nuevo primer ministro. He estado de acuerdo con eso y con que el proceso debe partir ahora”, señaló.

“A ese nuevo líder le digo, quien sea, que le daré tanto apoyo como pueda y a ustedes, el público británico, sé que habrá mucha gente que esté aliviada y muchos decepcionados. Quiero que sepan lo triste que estoy dejando el mejor trabajo del mundo, pero así es la vida”.

Este miércoles, un grupo de funcionarios del gabinete del Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, solicitaron su renuncia. Esto, tras la renuncia de más de 40 miembros renunciaran a sus cargos, en medio de la crisis que vive el gobierno británico.

De acuerdo a la BBC, los funcionarios han vivido una jornada de diálogo en conjunto a Johnson en Downing Street. En el grupo participa la secretaria de Estado del Interior, Priti Patel, y el titular de Transoprtes, Grant Shapps.

También participan los nuevos integrantes del gobierno, el ministro de Finanzas, Nadhim Zahawi, y el nuevo canciller Nadhim Zawahi. Estos últimos fueron recientemente nombrados tras la dimisión de sus predecesores.

En esta línea, Johnson ha contemplado dos estrategias que han sido planteadas por sus aliados: organizar su salida o aguantar hasta el último momento. Esta última, aunque sus ministros continúen abandonando sus cargos.

Uno de sus argumentos para mantenerse en el cargo es que obtuvo un apoyo "colosal" por parte del electorado en 2019. Ante esto, Johnson menciona que "lo responsable" es continuar su programa.

A pesar de que Johnson no quiera dimitir por su cuenta, es posible que el Comité 1922 cambie las normas con el fin de forzar una moción de censura interna. Con esto, el Primer Ministro estaría obligado a dimitir en caso de perder.

Durante la jornada de este martes, el Presidente Gabriel Boric conversó con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, en una reunión a larga distancia donde conversaron sobre la contingencia que le compete a la relación de ambas partes.

Johnson felicitó a Boric por ser electo presidente de Chile, además de acordar "cooperar más en prioridades compartidas, incluidas nuestras fuertes relaciones comerciales, la acción contra el cambio climático y la duradera relación en defensa”, según Downing Street.

También conversaron con respecto al conflicto que ocurre en Europa del Este, expresando ambas partes sus “profundas preocupaciones por la devastación y las violaciones de derechos humanos infligidas a Ucrania por Rusia”.

Con relación al cambio climático, Chile y Reino Unido enfatizaron en la importancia de mantener los compromisos de la COP26.

Este lunes el Primer Ministro Británico, Boris Johnson, anunció el plan "convivir con el Covid", en el que se eliminan todas las restricciones legales frente al coronavirus. En él, se establece que los contagiados con la enfermedad ya no se verán obligados a cumplir con aislamiento, todo a partir del jueves 24 de febrero.

Entre otras medidas, que han sido criticadas por la oposición del gobierno y la comunidad científica, se encuentra el fin de los test de antígenos gratuitos desde el 1 de abril, exceptuando a los casos sintomáticos en las poblaciones más vulnerables y de mayor edad.

El Primer Ministro explicó que el programa de pruebas diagnósticas del Servicio Público de Sanidad ha costado alrededor de 15.700 millones de libras (170 mil millones de pesos chilenos). En ese sentido, Johnson también apeló a los niveles de inmunización y la baja cifra de mortalidad por la enfermedad, lo que justifica que se levanten las medidas para dar paso a la "responsabilidad individual".

Frente a estas medidas, también se anunció que se detendrán los programas de apoyo al empleo debido a que los ciudadanos no deberán aislarse en caso de contagio, además de los altos costos económicos que el país ha vivido durante el Covid-19.

El medio británico "The Mirror" difundió una foto del Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, en la que también se ve a dos colaboradores en conjunto a una botella de espumante abierta y una bolsa de papas fritas.

En la imagen uno de los involucrados aparece con un collar hawaiano y Johnson arreglándose su traje, durante la celebración de Navidad en diciembre de 2020.

Este miércoles se celebró la sesión semanal de preguntas al primer ministro en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico, en la instancia, el diputado laborista Fabian Hamilton pidió explicaciones sobre la fotografía, a lo que el Primer Ministro solo se refirió comentando que el parlamentario estaba "equivocado".

“En los últimos minutos ha aparecido una foto del primer ministro en Downing Street el 15 de diciembre de 2020, rodeado de alcohol, comida y personas que llevan una guirnalda alrededor del cuello. Tiene aspecto de ser una de esas fiestas que según dijo nunca sucedieron”, expresó Hamilton.

Durante diciembre de 2020, se encontraban prohibidas las reuniones de carácter social entre personas de distintos hogares, como parte de las restricciones por Covid-19.

Esta imagen se difunde luego de escándalo denominado como "Partygate", que causó polémica luego de que se diera a conocer que los funcionarios británicos realizaron diversos encuentros sociales mientras los ciudadanos debían cumplir importantes restricciones por la pandemia.

La polémica ha dañado profundamente la reputación de Johnson, quien ha indicado que no está dentro de sus planes renunciar al cargo.

El medio británico The Guardian publicó una foto donde se ve al Primer Ministro, Boris Johnson, con su esposa, Carrie Johnson, y personas de su equipo bebiendo en público, mientras el Reino Unido vivía un confinamiento durante mayo 2020.

El Primer Ministro declaró que esta reunión era de "carácter social" y no laboral, en los jardines del 10 de Downing Street, el hogar y lugar de trabajo de Johnson. Esta reunión ocurría mientras el ministro de salud, Matt Hancock, pedía a los ciudadanos mantenerse en casa, y si era posible, reunirse máximo dos personas en público y con dos metros de distancia.

En la foto de The Guardian se ve que el equipo está bebiendo vino y compartiendo una pizza. La líder del Partido Laborista, Angela Rayner, quien es de oposición, consideró que esta acción fue "una bofetada para los ciudadanos británicos".

Esto ocurre luego de una semana crítica para Boris Johnson, quien fue visto en una fiesta navideña realizada en el N. 10 de la calle Downing, en diciembre 2020. El medio Sunday Mirror filtró la foto donde el Primer Ministro aparece en una videollamada con dos personas más. Por parte de Sunday Mirror declararon que había personas dentro del edificio bebiendo alcohol y reuniéndose en oficinas.

Con respecto a la fiesta de diciembre, Boris Johnson aseguró que "se siguieron las normas en todo momento".

La vacuna desarrollada por los británicos de AstraZeneca-Oxford está siendo duramente cuestionada, ya que un número importante de europeos han denunciado que, luego de vacunarse, presentaron coágulos y alergias.

Así ya van 14 países europeos que han decidido suspender la administración de esta vacuna, entre los que se encuentran Italia, Francia, España y Alemania. Por eso que el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, salió a defender la vacuna y declaró que es “segura” y “extremadamente eficaz”.

Chile también tiene contratos comprometidos con el laboratorio británico. Se estima que las primeras 500 dosis, llegarán en abril, por lo que aún no se han utilizado en el proceso de inmunización. No obstante, el ISP la aprobó el 27 de enero y la organización declaró recientemente que no tomará medidas porque no hay evidencia suficiente de que “los eventos tromboembólicos presentados estén asociados a la administración de la vacuna”.

En el Reino Unido ya se han inoculado 15 millones de personas con la primera dosis y gracias a esto se ha logrado reducir el número de hospitalizaciones y las transmisiones de coronavirus, publicó el medio británico “The Times”.

De acuerdo a los datos recolectados se puede ver una reducción en las hospitalizaciones y decesos cuando se comparan los adultos mayores que han sido vacunados, con los que todavía no lo han sido. También se puede observar el mismo fenómeno en los trabajadores sanitarios.

El primer ministro británico, Boris Johnson, se mostró emocionado por las alentadoras noticias, pero también informó que hay que avanzar con cautela a la hora de hablar sobre la flexibilización de las restricciones para contener el coronavirus.

El candidato a suceder a Theresa May, Boris Johnson ha tenido que hacer frente a las preguntas sobre la noticia de un incidente doméstico con su pareja, Carrie Symonds , que ocurrió el pasado jueves y del que se conoce poca información.

"No creo que quieran escuchar nada sobre eso".

Según un vecino del exalcalde de Londres, escuchó “gritos, portazos y ruidos” en la vivienda, al no recibir respuesta cuando llamó a la puerta para comprobar qué ocurría, decidió alertar a las autoridades. La policía metropolitana llegó a la casa pasada la medianoche en el domicilio y, según explicó en un escueto comunicado posteriormente, comprobaron que la pareja estaba bien, descartaron cualquier tipo de acción policial.

"¡Déjame en paz!" y "¡Vete de aquí", fueron algunas frases que el testigo aseguró escuchar que le gritaba Symonds a Johnson.

Un proyecto de