Vinos orgánicos: la expresión del origen en una copa

Un vino orgánico es aquel que tiene su origen a partir de uvas de viñedos que no utilizan
insumos de síntesis química, solo insumos naturales. Según un estudio de la Universidad
del Bío-Bío, esta línea de producto registró un crecimiento de 20% en 2019 a nivel
mundial, con gran demanda de mercados como Europa, Estados Unidos y Japón.

Se caracterizan por que en su proceso de producción hay un bajo impacto negativo
en el ecosistema donde están los viñedos y por expresar las bondades del lugar
que les da su origen. Los vinos orgánicos llevan varios años en crecimiento y todo
apunta a que seguirá así por el interés de los consumidores, quienes se atreven a
probar vinos con rasgos novedosos y con una muy buena calidad.

“El manejo de la uva orgánica es muy amigable con el medioambiente porque tanto las
actividades agrícolas como los agroquímicos que se utilizan tienen un bajo impacto para
el ecosistema. No se usan, entre otros, ni fertilizantes químicos ni herbicidas”, explica
Sebastián Ruiz, enólogo de Viña Tarapacá.

Es el caso del Tarapacá Gran Reserva Orgánico, un vino que retrata en cada una de
sus notas lo mejor del terroir del Valle del Maipo, resaltando aquellos sabores tan propios
de las cepas seleccionadas para la creación de un ensamblaje interesante en el cual cada
una de las uvas orgánicas se encuentra certificada, y ha sido cuidadosamente
seleccionada de los viñedos del Valle.

Este vino proviene de 2 series de suelos: “Piedmont” (Syrah y Carmenere) y “Mansel”
(Cabernet Sauvignon). “Piedmont” es uno de los suelos más preciados del fundo El
Rosario, rico en minerales, resultado de la lenta erosión del cerro Aculeo.

Gracias a su textura y abundancia de piedras angulares, las raíces de las vides pueden explorar
libremente, proporcionando a este vino una buena acidez, profundidad y ricos taninos. Por
su parte, “Mansel” es un suelo que posee abundancia de arcilla roja, entregando al vino
buen cuerpo, gran concentración de sabores y taninos maduros.

Este integrante de la familia Tarapacá refleja un sentido de lugar muy importante y tiene
características extraordinarias. “Es un vino expresivo, de buena intensidad frutal, intenso,
limpio y sabroso. Evoca la sensación de vida”, agrega Ruiz.

De color rubí intenso y aroma a frutas negras, tabaco y cuero, este vino es la representación de lo mejor del Syrah, Cabernet Sauvignon, Carmenere y Cabernet Franc, siendo perfecto para acompañar quesos maduros, pastas, carnes rojas y de caza, además de contar con una etiqueta elaborada especialmente de materiales también orgánicos.
Viña Tarapacá está comprometida con su hogar y este año presentó un plan para
reconectar parte de sus 2.000 hectáreas en el fundo de Isla de Maipo, implementando una
red de corredores biológicos que permitan cuidar la fauna y flora nativa.

Tarapacá Gran Reserva Orgánico está disponible a un valor referencial de $9.990.
Todos los vinos de Viña Tarapacá están disponibles en www.labarra.cl,
www.catadoresvip.cl y en los principales supermercados del país.